lunes, 31 de mayo de 2010

"L" de Novato


Recuerdo que nada más cumplir los 18 años me saqué el carnet de conducir. Como me lo tenía que pagar de mi bolsillo, estudie e hice 800mil test hasta casi no cometer ningún fallo. De ahí que aprobara a la primera.
Enseguida empecé con las clases prácticas. Me encantaba cada vez que me montaba en el lugar del conductor para llevar el coche. Esa sensación de libertad era extraordinaria y siempre me bajaba después de una hora con ganas de más. Al principio hasta con agujetas en el empeine por la tensión y los nervios acumulados.

El examen práctico lo aprobé también a la primera. Reconozco que tuve muchísima suerte, porque cometí un fallo leve, que la examinadora dio por válido ante el asombro de mi profesor.

En la puerta, me esperaba un Simca 1200 blanco (como el de la foto) herencia que me dejo mi padre, aunque el pobre estaba pá pocos trotes. Con deciros que la cuarta marcha llegaba casi a tocar el asiento de atrás, os lo digo todo!!.

La primera vez que me monté sola, enseguida me di cuenta que no sabía conducir, que ya no tenía a nadie a mi lado que manejara los pedales y me corrigiese con el volante.
Nadie quería ir conmigo por si nos la “dábamos” y yo necesitaba de alguien a mi lado para apoyarme aunque solo fuera moralmente.

Para ir a mi casa había una cuesta muy empinada. Como no dominaba el juego de embrague y acelerador, el coche se me calaba y se me iba para atrás. Como imaginareis, me daba un buen rodeo por otras calles colindantes para no pasar por allí. Tardé años en subir la cuestecilla.

Una vez se me paro el coche en mitad de una rotonda. Madre mía la que lié!!Pitándome todo el mundo, la rotonda atascada, yo atacada y al gracioso de mi acompañante le dio tanta vergüenza que se bajo del coche y me dejo sola ante semejante cuadro.
Salí de aquella y de otras muchas que me enseñaron a conducir bien.

Reconozco que veinte años después de esto, hoy dia no tiene nada que ver como se conduce. Entonces ,yo iba a lo mío y cada uno a lo suyo. Hoy tienes que ir a lo tuyo, a lo del otro y a lo del de la moto. Falta un poco de civismo y educación en la carretera.
La gente vive con muchas prisas y no va a lo que va.
Te salen en rotondas, en cedas al paso, se saltan stop y en los pasos de cebra, o sacas el pie con el peligro de que te pillen(que a mi abuela Teresa cruzando un semáforo en verde le han pillaú) o te quedas toda la mañana esperando a que pase yo y te pare ,je,je,je.

Dedico esta entrada a mi sobrina Myriam que se examina mañana a las ocho de la mañana, después de cumplir 18 añitos la semana pasada.
Myriam mi niña, qué aunque estemos a muchos kilómetros de distancia, mañana estaré contigo.
Cruzaré los dedos de las manos y de los pies y si hace falta me hago la permanente, je,je,je para desearte y enviarte toda la suerte del mundo y toda mi energía positiva.

Por cierto lleva la ” L” ,que cuando vemos a un novato tenemos más paciencia y no se nos va enseguida la mano al claxon.

Besitos y abracitos “novateros”
May.

10 comentarios:

africa dijo...

Mucha suerte para tu sobrina!

Eran otros tiempos, a mi siempre me dió pánico a conducir, nunca me saqué el carnet y me arrepiento ahora, no creas, pero que pereza ponerse a estudiar en estos momentos!. Ahora todo lo que cuentas lo he vivido con el nene mayor, se lo sacó también a la primera y qué nervios pasamos!. Y que me dices de los 4 latas! jajajajaj, besos.

AFRICA04

Angelosa dijo...

Jajaja que bueno May, por lo menos tuviste valor, a mi me paso lo mismo que a Africa, que no se conducir, estuve en la autoescuela y se me atraveso el teorico y luego si voy con alguien voy frenando y diciendo siempre "cuidado", así que fijate como para ser yo conductora les tengo panico. A estar horas seguro que Miriam ya habrá aprobado el examen y empezara su andadura como conductora novel. Un besazo guapa.

PD. sigo con la historia del caballero, ya se que la has leido, pero me gusta y lo terminare, ya queda poco.

karlosvalla dijo...

¡Que tiempos aquellos!
Lo que "nos costó"....
Las prácticas en Mamut con el 205(que todavía me duelen los rascazos al cambiar de marcha).
Y al día siguiente de sacartelo ya me corregias (Ten cuidado, Pon el intermitente, No vayas rápido, etc...)
Al final fué para bien, aunque como bien dices, aprender a conducir se aprende después.

Un besazo desde Madrid.

Crissl dijo...

¡Mucha suerte a tu sobrina también!
Me identifico mucho con lo que cuentas, como yo me creí conductora desde el primer momento, la misma mañana de sacarme el carnet (todo a la prime también)quise coger el coche de mi padre y darme una vuelta, lo llamé por puro trámite y pensando que me iba a decir que sí directamante, y ¡de éso nada!, me llevé un chasco ... Ayyy que bien sabía él que necesitaba más rodaje y soy más "cobarde" ahora, aunque conducir me encanta, pero desde el primer día fuí sin miedo, bueno, hasta la primera multa, que desde entonces veía luces verdes por todos los lados y no soportaba ver en la carretera las infracciones que se libraban de multa. Poco a poco me relajé pero aún me acuerdo de aquello y en 20 años de carnet, mi saldo de multas es 3 y 2 las considero injustas, ¡qué conste!, de hecho una no la llegué a pagar... En fin, ¡qué rollo te he metido!, soy así ...
Ah y la "L" la necesitan, y necesitamos, no me voy a excluir, muchos en cantidad de cosas, no sólo al volante.
Besetes.

MaysArte dijo...

Buenos díííaaasss!!

Lo primero deciros que Myrian ha aprobado el examen.Enseguida a cogido el coche para llevar a su hermano al cole,eso si con la supervisión de su madre.¡¡Qué está encantada la muchacha!!Como para no estarlo,conozco esa sensación!!

AFRICA,nunca es tarde para sacartelo,te animo a ello! lo único que luego los niños te tienen de taxista, tol día pacá y payá!!
Los 4 latas,eran un clasico y ahora cuando los vemos nos traen unos recuerdos.....
Besitos Africa.

ANGELOSA,reconozco que al igual que tú,si voy de copiloto freno con el pie,se me va solito.
Besitos Princesa.

CARLOS mi niño!!no me acordaba de los "rascazos" jolines que las marchas en el coche nuevo estaban duras,duras y no entraban a la primera!!Andakéeee....
Que estás agusto en Madrid,eh!!te tratan bien,eh!!por eso no vienes hoy,eh!!Ya te vale majo!!
Besitos en el corazón.

CRIS,qué bueno lo de la "L" para otras situaciones.Te imaginas, padres novatos,con la "L" detrás,je,je,novios novatos je,je,je Andaké, no estaria mal......
Besitos mi niña.

Mila dijo...

Hola guapa,
Me alegro por tu sobrina. Sacar el carnet a la primera te da una satisfacción increible. Te quita algunos (solo unos poquitos de los miedos que tienes).
Yo hace solo once años que me lo saque y recuerdo perfectamente el alegrón que me lleve al aprobar. Encima se me había calado el coche en el exámen y pensaba que eso ya era un penco, así que la alegría aún fue mayor.
Os animo a las que no lo habéis sacado que lo saquéis, nunca es tarde si la dicha es buena (o al menos eso dicen, no?).
Besos

GELI dijo...

Vaya recuerdos con esta entrada amiga, mi primer coche fue un 850 y no veas cuando llovia el delcor se mojaba y no iba, asi que no veas el apaño que me hacia, jajajaja.

Eso si, a mi jamás se me calará en una rampa el coche, ¿sabes por que?, jajajaja, me quedé enganchada y en blanco en mitad de la rampa el dia del examen, y luego claro lo practiqué tanto que "rampas a mi ja, y ja".

Ahora le toca a mi hijo, dentro de poco va a empezar a sacarselo, ya veremos.

Bueno me alegro por tu sobrina, y lo mejor de todo es que coja el coche enseguida.

Gracias por tus palabras sobre mis abalorios, se que es pronto, pero de momento no ha respirado nadie.

Un beso de chocolate.

Geli.

Sue dijo...

MI primer coche fue un Ford Fiesta blanco de los superantiguos, también herencia de mi madre.
Mi hermana lo estampó contra una mediana...
En fin, qué recuerdos me has traído de repente, como aquéllos días en los que me escapaba con una amiga a que me enseñara a conducir antes de que me examinara...¡¡fo!!
Un abrazo, Mays, muy fuerte.
Sue

Velvetina dijo...

¡Qué diferente fue tu forma de sacarte el carnet de conducir a la mía!... ¡Decir que me daba pánico coger un volante es decir bien poco!, ¡uf!, ¡si lo recuerdo parece que estoy pensando en otra persona!.
Como mi cuerpo temblaba por completo cada vez que me subía en un coche, mi querido esposo primero que regaló una bicicleta para que callejeara a mis anchas, un tiempo más tarde me regaló una Vespino para que me decidiera a meterme en carretera… pero por cosas del destino, ¡mi embarazo provocó que abandonara las dos ruedas y tomara el coche de San Fernando, un ratico a pie y otro andando!.

Fue en una época en la que me encontré sola (mi amor se marchó a trabajar fuera) y con mi hija siendo un bebé, cuando me decidí a apuntarme sin miramientos en la autoescuela. No sé si sería por la necesidad o por el instinto maternal que ¡en tres meses tenía en mi bolsillo el papelito rosa!.
… Desde entonces, ¡estoy encantada con la sensación de libertad que me otorgan las cuatro ruedas!. Y de mis temblores al pisar el acelerador, ¡oye!, ¡es que ni los recuerdo!, ¡no estoy yo muy segura de que fuese mía aquella pierna!.

Un fortísimo abrazo de punta a punta del mapa… Y ¡ole, ole, ole por Miriam!.

Velvetina

Anónimo dijo...

Hola guapa ¿no va siendo hora de recoger esta ropa y tender una nueva colada? jajajajaajajajajaja.

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por tu visita!